La botella perfecta para evitar que el vino se derrame

Sirviendo el vino (Pexels)

Es muy frecuente ver como el mesero cubre el cuello de la botella de vino con una servilleta, dando por descontado que al servir, unas gotas demás caerán a su alrededor, por muy experto que sea.

El científico de la Universidad de Brandeis, Daniel Perlman, que ya registra más de un centenar de patentes en diversos campos, quiso corregir ese fenómeno de la física que impulsa esas últimas gotas de vino al momento de servir y levantar la botella.

Después de muchos trucos y medidas, encontró la solución para construir la botella perfecta: hizo una ranura de 2 milímetros de ancho por uno de profundidad, en el extremo superior del cuello. Es la trampa precisa para  que el chorro salte como debe ser y que impide que las últimas gotas de vino se sigan derramando, por aquello de la gravedad. La forma de las botellas de vino es de los pocos objetos que prácticamente han permanecido sin mayor modificación, a lo largo del tiempo, anotó.

Ver mas :  https://www.brandeis.edu/now/2017/march/wine-bottle-perlman.html

 

Se el primero en comentar

Tu Opinión es importante

Your email address will not be published.


*